¿Cuándo y por qué puedes enfrentarte a un juicio rápido por dar positivo en un control de alcoholemia?

El alcohol está detrás de un elevado número de accidentes de tráfico.  Y es que, según datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), en el pasado año 2015, el 29% de los conductores y el 21% de los peatones fallecidos superaron los límites de alcohol en sangre.

Las tasas de alcoholemia permitidas en nuestro país para los conductores en general son 0,25 mg/l en aire espirado, y 0,5 g/l en sangre. Para los noveles y profesionales, éstas se reducen a 0,15 mg/l en aire espirado y a 0,3 g/l, en sangre.

¿Qué pasa si se superan estas tasas?

 Superar las tasas de alcoholemia establecidas conlleva consecuencias legales que pueden ir por la vía penal o la administrativa.

El artículo 379 del Código Penal castiga al “que condujera un vehículo a motor o un ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas con penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o con trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y en cualquier caso privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años”.

Estas penas se aplican a los que hayan conducido con una tasa de alcohol superior a 0,60 mg/l en aire espirado, o a 1,2 g/l en sangre.

¿Cuándo es posible enfrentarse a un juicio rápido por superar las tasas de alcoholemia permitidas?

Si se sobrepasan estos límites de alcohol establecidos en el Código Penal o si el conductor se niega a realizar la prueba, éste tendrá que enfrentarse a un juicio rápido.

Los agentes pondrán en conocimiento del juzgado los hechos a través de un atestado policial y el conductor recibirá una citación para un juicio rápido.

¿Cómo funciona un juicio rápido?

Está regulado en los artículos 795 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Normalmente se celebra a los pocos días de haber cometido la infracción, y si el acusado reconoce los hechos puede beneficiarse de una reducción de un tercio de la pena solicitada por el ministerio fiscal. Si no estuviera conforme, no podrá beneficiarse de esta rebaja. La gran mayoría de estos juicios finalizan en conformidad.

Es obligatorio que el acusado comparezca en un procedimiento judicial de este tipo acompañado de un abogado. Si te enfrentas a un juicio de este tipo, en Laterna Abogados ponemos a tu disposición nuestro equipo de profesionales, expertos en cuestiones jurídicas. ¡Contacta con nosotros en el 881 124 027!