¿Cómo puedo dejar de ser avalista de un préstamo hipotecario?

dejar de ser avalista
Avalista de un préstamo hipotecario

¿Qué es y cómo dejar de ser avalista?

Es frecuente que cuando una persona solicita un préstamo hipotecario (para la compra de una vivienda, para la compra de una nave, para financiar la apertura de un negocio…), la entidad bancaria exija como garantía la firma de un avalista (normalmente un familiar de la persona que solicita el préstamo).

Este avalista va a garantizar con algún bien de su propiedad o con todos sus bienes que el solicitante del préstamo abonará al banco todas y cada una de las cuotas del préstamo.

Es decir; en caso de que el solicitante del préstamo no pueda o no quiera hacer frente al pago de las cuotas, la entidad bancaria podrá embargar los bienes del avalista.

Ante esta situación muchos avalistas nos consultan qué posibilidades tienen para dejar de ser avalista.

Opciones para quitarse de avalista de una hipoteca

  • La primera opción sería negociar con el banco la retirada del avalista del préstamo/crédito hipotecario.
    Es una negociación muy compleja y el banco solo accederá si el prestatario ofrece otras garantías para asegurar el pago de las cuotas.
  • La segunda opción sería negociar el préstamo/crédito hipotecario con otra entidad (subrogación) que nos permita firmar la operación sin incluir a ningún avalista externo al negocio.

¿Qué ocurre si el banco se niega a sacar al avalista del préstamo hipotecario?

En ese caso solamente nos quedaría una vía: acudir al Juzgado e intentar la declaración de nulidad de la cláusula de aval por falta de transparencia.

En una amplia mayoría de las escrituras de préstamo/crédito hipotecario, nos encontramos con que los bancos han impuesto el aval (y fiadores solidarios) en contra de la buena fe, sin respetar la transparencia debida y produciendo un desequilibrio entre la posición del consumidor y la entidad bancaria (profesional).

Sentencias que declaran nulas las cláusulas de afianzamiento

Este tipo de cláusulas, al igual que la cláusula suelo, son cláusulas predispuestas por la entidad, sin ningún tipo de negociación y sin que la entidad explique con claridad las consecuencias de aplicación de las mismas.

En la actualidad ya existen diversas sentencias en toda España que declaran la nulidad de las cláusulas de afianzamiento por vulnerar tanto el artículo 8.2 de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, como el artículo 10 de la Ley General de Consumidores y Usuarios:

Juzgado nº 51 de Madrid, Juzgado nº 11 de refuerzo de Bilbao, Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Navarra, Audiencia Provincial de Barcelona (Sección 4ª),  Audiencia Provincial de San Sebastián (Sección 2ª), entre otras.


Si necesitas ayuda o tienes más dudas desde Laterna Abogados podemos asesorarte y ayudarte ya sea para dejar de ser avalista o para otras cuestiones.

Tan solo contacta desde el formulario de contacto o llamándonos por teléfono.