¿Debe un propietario permitir entrar en su vivienda para hacer obras comunitarias?

Comparte

Las obras comunitarias pueden ser un tema complejo y delicado cuando involucran la propiedad privada de los residentes. Por un lado, los propietarios tienen el derecho de disfrutar y proteger su propiedad, pero por otro, las mejoras comunitarias pueden beneficiar a todos los miembros de la comunidad. En este artículo, exploraremos el concepto de la servidumbre de andamiaje, una figura jurídica que puede ayudar a equilibrar estos intereses contrapuestos.

Servidumbre de andamiaje
Servidumbre de andamiaje

¿Qué es la servidumbre de andamiaje?

La servidumbre de andamiaje es un derecho que permite a un propietario colocar andamios en la propiedad de otro para llevar a cabo trabajos de construcción o renovación. Este derecho es similar a una servidumbre de paso, pero en lugar de permitir el acceso a la propiedad, permite el uso de la misma para la colocación de andamios.

Esta figura jurídica se encuentra recogida en el Código Civil español, específicamente en el artículo 569. Según este artículo, si fuera «indispensable para construir o reparar algún edificio pasar materiales por predio ajeno, o colocar en él andamios u otros objetos para la obra, el dueño de este predio está obligado a consentirlo, recibiendo la indemnización correspondiente al perjuicio que se le irrogue«.

Es decir, el propietario de la propiedad afectada tiene la obligación de permitir el paso y la colocación de los andamios necesarios para la realización de la obra, siempre y cuando se cumpla el requisito de «indispensabilidad» y se le indemnice por los perjuicios ocasionados.

¿Cuándo se puede aplicar la servidumbre de andamiaje?

Para que se pueda aplicar la servidumbre de andamiaje, es necesario que se cumplan dos requisitos:

  • Indispensabilidad: La ocupación de la propiedad ajena debe ser totalmente indispensable para ejecutar la obra o reforma. No se puede recurrir a esta figura por mera comodidad o capricho.
  • Indemnización: El propietario de la propiedad afectada tiene derecho a ser indemnizado por los perjuicios que sufra como consecuencia de la colocación de los andamios y la realización de la obra.

Estos requisitos están destinados a proteger los derechos del propietario de la propiedad afectada, evitando que se vea sometido a una ocupación arbitraria o desproporcionada.

El consentimiento puede ser otorgado de manera verbal o mediante un acuerdo escrito. Es importante que el acuerdo establezca claramente el alcance de la servidumbre, la duración y cualquier otro término relevante.

¿Qué ocurre si las partes no se ponen de acuerdo?

En caso de que las partes no se pongan de acuerdo sobre la necesidad de ocupar la propiedad ajena, el promotor de la obra podrá solicitar al juez que se le reconozca su derecho de servidumbre de andamiaje.

En este caso, será el juez quien determine si realmente existe esa necesidad indispensable de ocupar el predio ajeno. Para ello, el promotor deberá aportar y justificar las pruebas necesarias que convenzan al juzgador de la necesidad de la ocupación.

Si el juez determina que la ocupación es indispensable, obligará al propietario vecino a permitir el paso y la colocación temporal de personal y materiales necesarios para la realización de la obra, durante el tiempo estrictamente necesario.

¿Cómo se calcula la indemnización?

El propietario de la propiedad afectada tendrá derecho a ser indemnizado por el perjuicio que sufra como consecuencia de la ocupación de su propiedad.

La indemnización puede incluir, por ejemplo, los gastos necesarios para garantizar la reposición del predio a su anterior estado o la indemnización por el tiempo en el que no pueda usar el elemento objeto de servidumbre. En caso de desacuerdo sobre la cuantía de la indemnización, será también una cuestión sometida a decisión judicial.

¿Es legal que mi vecino abra una ventana directamente hacia mi propiedad?

Conclusión sobre la servidumbre de andamiaje

La servidumbre de andamiaje es una figura jurídica que puede ayudar a equilibrar los intereses de los propietarios y la necesidad de realizar obras comunitarias. Si bien plantea algunos desafíos, esta herramienta legal ofrece soluciones que facilitan la ejecución de trabajos de construcción o renovación, al tiempo que protegen los derechos de los propietarios afectados.

Es importante que tanto los promotores de las obras como los propietarios vecinos conozcan y comprendan los alcances de la servidumbre de andamiaje, de manera que puedan resolver de forma amistosa y eficiente cualquier conflicto que pueda surgir. Así, se contribuye a mantener la armonía y el bienestar de toda la comunidad.