Tres claves para un contrato de arrendamiento de local comercial eficaz

Los dos aspectos principales que se negocian en el contrato de arrendamiento de un local comercial son la renta y la duración del contrato. Sin embargo existen otros elementos que nunca deben faltar en las negociaciones, evitando así que circunstancias no previstas a priori puedan convertirse en verdaderos problemas.

He aquí las tres claves para un contrato eficaz de arrendamiento de local comercial:

1) DETALLE:

Cuantos más datos añadamos al contrato de arrendamiento de local comercial de los acuerdos a los que hemos llegado, habrá menos lugar a confusión y discusión. Lo ideal es no dejar nada a la libre interpretación de las partes, por ejemplo:

-El día en el que comienza el contrato y el día en el que se tiene por finalizado.

-El día y la forma en la que se han de ingresar las rentas (si es en cuenta corriente, el número de cuenta corriente; si es en mano, el lugar donde debe entregarse el dinero).

-Quién paga gastos accesorios: basuras, suministros de luz y agua, teléfono, IBI…

2) CIRCUNSTANCIAS EXTRAORDINARIAS:

No debemos olvidar que las cosas no siempre salen como esperamos, pueden suceder imprevistos cuya resolución es conveniente que quede reflejada en el contrato de arrendamiento de local comercial. Por ejemplo, si una de las partes quiere dar por concluido el contrato antes del plazo pactado, debemos aclarar cómo y cuándo puede hacerlo. O pongamos el caso de que el arrendatario necesite hacer cambios en el local (tirar una pared para hacer más amplia otra estancia, abrir una puerta más alta a la calle…), conviene dejar claro si esos cambios se pueden hacer o no, y si ha de dejarse el local tal y como estaba al inicio del contrato (restaurando la pared derribada, reduciendo el tamaño de la puerta a la calle a su tamaño original…) o si por el contrario, las mejoras quedan en beneficio del local comercial. Es, además, imprescindible en los locales con acceso al público la contratación de un seguro de responsabilidad civil. También es más que recomendable hacer un seguro que cubra incendios e inundaciones, los cuales normalmente van a cargo del arrendatario.

3) NEGOCIAR LA EQUIDAD EN LAS CONTRAPRESTACIONES:

Es mejor arrendar un local comercial caro que uno barato en malas condiciones contractuales. Muchos arrendadores establecen clausulados leoninos que sólo perjudican al arrendatario de manera desproporcionada. Debemos conocer todas las condiciones y ser conscientes de los efectos que tendrían para evitarnos así situaciones indeseadas por el arrendatario, y en caso de serlo, negociarlas para minimizar el supuesto perjuicio.

 

Ante cualquier otra duda, no dudes en contactar con nuestro despacho.